Saturday, January 21, 2012

Rubén Santos: un excelente pintor de Gurabo


"Yolas"
Rubén Santos

Tuve la oportunidad de conocer al Maestro Santos, un excelente pintor, fotógrafo, maestro de escuela, un gran ser humano con una hermosa familia.

Quiero compartir con mis leyentes esta semblanza del maestro Rubén Santos, felicitarlo por esta exposición que estoy segura será un éxito porque sus obras plasman la historia como ningún artista contemporáneo lo hace.

Gurabo:  un recorrido pictórico por su historia
Por Prof. José A. Pereda Maduro
 El próximo día 28 de enero de 2012, a partir de la 1:30 pm, en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana en Hato Rey se estará presentando la secuencia histórico-pictórica de Gurabo del afamado pintor Rubén Santos.  Esta presentación es parte de las actividades de la Sociedad Puertorriqueña de Genealogía.

El maestro Santos añade a su estilo Realista-Costumbrista el elemento histórico dentro de su formación clásica para traernos la historia de uno de los primeros asentamientos cristianos en Puerto Rico.  Cuatro obras realizadas en acrílico sobre lienzo con dimensiones de 96” x 60”, nos remontan a los tiempos de la prehistoria e historia temprana de Puerto Rico, particularmente del hoy pueblo de Gurabo.  

Es un recorrido pictórico del enigmático pueblo de Gurabo, desde su prehistoria hasta su fundación oficial en el año 1813.  Los vecinos de Gurabo habían peticionado ser constituidos en pueblo desde el 11 de noviembre de 1812, y como era costumbre entonces se levantaba una gran cruz como símbolo de la fe cristiana, acto que el artista recoge en una de sus obras.

Desde los tiempos de Campeche en el siglo XVIII no teníamos la oportunidad de apreciar parte de la historia de nuestra Isla tan detalladamente plasmada sobre el lienzo.  Gracias a la fusión de estilos costumbristas y realistas en una formación clásica es que el Maestro Santos nos retrotrae a esos tiempos remotos de nuestro devenir de pueblo.  
 Del movimiento costumbrista del siglo XIX, que aspira a expresar las costumbres, lo cotidiano del devenir humano como un recordatorio taciturno ante la amenaza que representaban entonces los cambios sociales producto de la revolución industrial.  

Cambios que amenazaban con convertir al humano en máquinas productoras de bienes y capital, dejando atrás la sensibilidad de su misma humanidad.  

Con ello, el Maestro Santos pretende evocar a la memoria aquella pre historia del pueblo de Gurabo que parece atente bonete en olvidar su génesis.  

De igual manera el estilo realista con el que desde su origen pretende romper los patrones establecidos para identificarse con su objeto de trabajo.  

En este caso la formación del pueblo de Gurabo, lo que permite apreciar la tenacidad de un aborigen taino en sus tareas diarias, el lustroso azul del índigo en elocuente contraste con el vivaz verdor del Valle de Gurabo, y de igual manera la flexión muscular del negro que con su sudor en la frente regó la fertilidad económica de esta bendita isla; todo enmarcado en la solemnidad de los actos que abarcan más de tres siglos.  Así el artista estima necesario recordar como un acto de concienciación la lucha de aquellos que para nuestro bienestar hoy, como una advertencia sobre lo que habremos de dejar a los que con paso rápido tendrán el mañana de nuestro terruño.

La obra del Maestro Santos tiene su comparativa en el holandés «Johannes Vermeer» quien manejaba con excelencia la técnica del oleo sobre el lienzo.  En cambio, el Maestro Rubén Santos, natural de Juncos pero enraizado en Gurabo, utiliza el acrílico que resiste mucho mejor las altas y húmedas temperaturas del trópico.

Tomado de la mano de su maestra de escuela elemental, Clemita Carrión quien descubrió en este joven de siempre, el talento artístico, Santos continuó estudios universitarios bajo la tutela de grandes maestros del pincel y la paleta.  

Maestros como el polifacético John Balossi, el siempre maestro con filosofía rauda, José Buscaglia, la afamada profesora Luisa Géigel Brunet de Gandía, Rafael Colón Morales, Luis Hernández Cruz, así como otros tantos maestros de renombre.

Don Rubén, como le llamamos, además de artista pintor es un siempre maestro, sencillo y de trato afable que solo busca una cosa; el bienestar de sus compueblanos, en especial los gurabeños.

¡Felicitaciones Rubén!
Te lo mereces... eres un orgullo boricua

No comments:

Post a Comment