Sunday, November 14, 2010

Los Vitralistas tenemos un Beato

En mi intensa búsqueda de información sobre vitrales me encontré esta magnífica información. Los católicos tenemos un Beato que tuvo una vida espiritual y un noble oficio que es el vitral. Estoy conciente que las religiones protestantes no comprenden porqué la Iglesia Católica beatifica y canoniza personas que tuvieron una vida santa, yo lo veo como personas que tuvieron una vida espiritual y de acercamiento al Padre Celestial y que pueden muy bien ser nuestros mensajeros para llegar a Él, juzgue usted.

Beato Jacobo Griesinger de Ulm. 12 de octubre y 11 (en la diócesis de Rothenburg) de octubre. Jacobo (Santiago, James) nació en 1407 en Ulm, hijo de un rico comerciante. Desde muy joven aprendió y se dedicó a la pintura del vidrio. A los 20 años, se fue en peregrinación a Roma, donde se hizo mercenario del reino de Nápoles y más tarde de la nobleza de Capua. En 1441, buscando vida espiritual y recogimiento, vistió la Basílica de Santo Domingo de Bolonia (ciudad en la que se le conoce como Jacobo "el alemán"), y se unió a los dominicos, como hermano converso. Ya religioso volvió a su antiguo trabajo de los vitrales, con gran arte, gusto y técnica. El mejor exponente de su obra es la ventana de la capilla de los notarios de San Petronio de Bolonia.

Tuvo gran espíritu de oración, mortificación, humildad, y ya tenía fama de santidad antes de su muerte. Entre sus devociones destacan el rezo continuo del Padre Nuestro y la preparación para la Sagrada Comunión, que realizaba, sin interrupción durante toda una noche. A veces se le vio en éxtasis, con una luz alrededor. Siempre guardó la pureza, la inocencia, etc, etc… Y como todo santo “que se precie”, tiene su leyenda: En una ocasión, mientras tenía en el horno unas vidrieras, el Prior le mandó buscar. Jacobo fue, por obediencia y sin excusas, dejando el trabajo. A su regreso, esperando encontrar los vidrios calcinados, lo encontró todo perfecto, por obra de la Virgen, que cuidó del horno. De hecho, estos son sus atributos: una vidriera, un horno y la Virgen María, además de un lirio. En ocasiones un medallón esmaltado sustituye la vidriera, tal vez también trabajó el esmalte y la cristalería en general.

El 11 de octubre de 1491, mientras agonizaba, su cuerpo brilló con una intensa luz azul, y seguidamente murió. El 20 de diciembre de 1576 una parte de sus reliquias fueron trasladadas a su ciudad natal de Ulm, otras quedaron en Santo Domingo de Bolonia, en una bella urna. León XII confirmó el culto que ya se le daba como Beato, el 3 de agosto de 1825. En Irlanda y Bolonia (al menos) es patrón de los pintores de vidrio y vitralistas. Su culto aún permanece en Bolonia y en el convento dominico de Santa María de Ulm.

No comments:

Post a Comment